Wednesday, October 1, 2014 7:56

Casamiento entre primos

Posted by on Wednesday, November 7, 2012, 1:26
Esta noticia fue ingresada en la categoría Foro, Preguntas y tiene 0 Comentarios hasta ahora .

 

Casamiento entre primos

 

Dr. Miguel Ángel Núñez

 

 

PREGUNTA

 

“Tengo una amiga que ha comenzado a enamorar con su primo. Ella dice saber que está mal lo que hace, pero pese a todo va a continuar porque lo quiere. Noto que está emocionalmente ligada a él porque llora cuando se da cuenta que está mal y que debería terminar, sin embargo, después neciamente dice que va a continuar. Estoy preocupado porque cada vez le importa menos las consecuencias. He sido claro con ella, pero no he insistido más porque no quiero ser una molestia sino más bien una ayuda. Necesito tener argumentos para ayudarla. En realidad, sólo sé que no está bien pero no sé cómo argumentarlo de manera correcta”.

 

 

 

 

RESPUESTA

 

Apreciado amigo:

 

Hay situaciones que están en un área gris y complica tener una respuesta clara. Intentaré ser lo más objetivo posible en la respuesta en un asunto que no es sencillo de abordar.

 

El testimonio bíblico

 

Voy a empezar por lo que aparentemente es más fácil, aunque es aparente, porque en la Biblia no hay un argumento absoluto, al contrario, hay situaciones más o menos complejas de resolver. Vamos por parte.

 

Se suele citar Levíticos 18 como argumento para oponerse a los matrimonios entre primos, sin embargo, si se lee con cuidado lo que el texto llama “parientes cercanos”, no incluye a primos, de hecho no son mencionados. Así que esa cita no sirve para los efectos de hablar de primos. Tampoco cuando algunos usan esta cita bíblica para sostener que la vinculación entre primos es incestuosa, porque de hecho, no son mencionados en Lv. 18.

 

Algunos argumentan que en la Biblia los primos son llamados “hermanos” y en ese caso, sostienen, Levíticos 18 serviría como argumento, pero, nuevamente al leer el texto con cuidado no se observa dicho énfasis, al contrario, el texto es sumamente gráfico en mencionar quién es hijo de quién para que no exista dudas al lector. Al contrario, para complicar el asunto cuando Abraham mencionaba que Sara era su “hermana” (Gn. 20:2), estrictamente no estaba mintiendo porque ella era su medio hermana, hija de su padre Taré, pero de distinta madre (Gn. 20:12), así que la cercanía genética era mayor.

 

Al leer el texto bíblico el asunto se complica más porque hay escritos que parecen avalar la idea de casarse entre primos, sin mirarlo como algo malo. Por ejemplo:

 

En Génesis se menciona claramente que Jacob estaba casado con Raquel, la hija de su tío Labán, es decir, con su prima (Gn. 28:2; 29:10-12). Lo interesante es que en ninguna parte de este texto o de otro de la Biblia hay alguna condena a este matrimonio del cual nació José y Benjamín. De hecho, Jacob también tuvo como esposa a Lea, hermana de Raquel, es decir, se casó con otra prima.

 

En Números 36 se cuenta la historia de las hijas de Zelofejad, un hombre que murió antes de entrar a la tierra de Canaán y no tenía hijos varones, por lo tanto, como era un caso extraordinario le consultaron a Moisés qué hacer porque les pareció injusto que su descendencia no recibiera heredad por este hecho, atendiendo a la costumbre del momento que sólo los varones podían recibir herencia. Luego de analizar el asunto y consultar a Dios, concluyeron que ellas tenían que casarse con alguien de la tribu para garantizar que la heredad no se perdiera y fuera a dar a otra tribu. Por eso les pusieron el mandato de que si se casaban tenía que ser obligatoriamente con personas de su tribu. Ellas se llamaban Majlá, Tirsá, Joglá, Milca y Noa y la Biblia señala que “se casaron con sus primos” (Nm. 36: 11 NVI). Algunos traductores no les gusta esta traducción y ponen como en la RV95 “se casaron con hijos de sus tíos paternos”, pero eso es primos, en ese caso, primos hermanos. La Biblia de las Americas traduce “se casaron con los hijos de sus tíos”. Resolvieron el asunto de la heredad casándose con sus primos, de esa manera, se garantizó que el consejo de Dios se cumpliera, y de paso, en ninguna parte de la Biblia se condena la elección de estas hermanas.

 

Otro caso se menciona en 2 Cr. 11:18 donde se señala que Roboam tomó por esposa a Mahalat, hija de Jerimot hijo de David, y a Abihail, hija de Eliab hijo de Isaí, es decir, se casó con la prima. Tampoco, como en el caso anterior hay una declaración de oposición a esta situación.

 

Por otro lado, cuando se dan las indicaciones acerca del sumosacerdote se indica en Lev. 21:13 que tomará como esposa a una mujer virgen y luego en el versículo siguiente señala claramente que su cónyuge será de su parentela, si se compara con Lv. 18:6, no pueden ser los “descendientes directos” mencionados en dicho texto, sino otros, no mencionados, y la única opción que queda es primas. De esa forma lo entendieron los judíos a través de su historia, por eso los rabinos judíos hasta ahora no tienen conflictos en casar a primos.

 

Así que desde el punto de vista estrictamente bíblico, no hay argumento en contra, al contrario.

 

La razón del enamoramiento entre primos

 

La razón fundamental porque los primos se enamoran es por la cercanía. Porque existen múltiples situaciones en las que se conocen, juegan, hablan, son amigos y tienen tantas actividades juntos, que fácilmente, el aprecio de parientes pasa a ser amor en otro sentido. No es anormal que aquello ocurra, de hecho, es mucho más frecuente de lo que se suele hablar.

 

Si los amigos tuvieran la misma relación que se produce entre parientes cercanos como los primos, entonces, habría más matrimonios entre amigos, lo que sería el ideal, casarse con alguien que se conoce bien.

 

El asunto de la genética

 

Por mucho tiempo se ha sostenido de manera taxativa que mientras más cercana sea la vinculación genética de una pareja, más posibilidades existen de que sus hijos nazcan con alguna secuela negativa atribuida a la cercanía genética.

 

Sin embargo, el asunto no es tan claro desde el punto de vista científico. En un estudio publicado en el Journal of Genetics Counseling en el año 2002 por un grupo de genetistas dirigidos por el Dr. , Arno G. Motulsky profesor emérito de medicina y ciencias genómicas de la Universidad de Washington, titulado “Genetic Counseling and Screening of Consanguineous Couples and Their Offspring: Recommendations of the National Society of Genetic Counselors”, (ver texto completo) mostró que contrariamente a lo que se cree comúnmente las parejas formadas por primos pueden tener hijos sin un gran riesgo de que padezcan defectos congénitos.

 

Estadísticamente el estudio muestra que los primos hermanos presentan un mayor riesgo de tener hijos con algún defecto genético, retardo mental o alguna enfermedad genética, sin embargo, dicho riesgo no es especialmente grande como el tabú popular señala.

 

El estudio señala que el riesgo de tener un hijo con alguna enfermedad genética en la población general oscila entre un 3 y un 4%, sin embargo, entre primos se debe sumar un 1,7 a 2,8%, que no es un guarismo especialmente alto.

 

Los investigadores basaron sus conclusiones en una revisión de las seis principales investigaciones realizadas en el tema entre el año 1965 y 2000 y que en conjunto abarcan miles de nacimientos.

 

Según una entrevista publicada en el Diario La Nación, Dr. Motulsky, señala que los médicos genetistas conocen hace mucho tiempo que es pequeño o nulo el peligro que implica casarse y tener hijos entre primos.

 

La realidad social y legal

 

La realidad es que en EE.UU. 44 estados prohíben el casamiento entre primos y 7 tienen la limitación de que antes de casarse deben consultar con un consejero genético. No obstante, ningún país de Europa tiene una ley similar, y al contrario de lo previsto, en Medio Oriente, África y Asia, dichos matrimonios son bien vistos.

 

El estudio muestra que en algunas regiones del mundo entre el 20% y el 60% de los matrimonios son realizados entre parientes biológicos cercanos.

 

El estudio señala que aplicar el término “incesto” a la vinculación entre primos no es correcto, sólo debería ser aplicado a relaciones entre hermanos o padres con hijos. El mito de los riesgos no puede ser, según el estudio realizado, validado con estadísticas o evidencias certeras.

 

En realidad, lo que los primos que se quieren casar deben descubrir si no existen en su país impedimentos legales en ese sentido.

 

La necesidad de consejería genética

 

En algunos países ya es una rutina que las parejas antes de casarse soliciten los servicios de un consejero genético que puede ayudar a la pareja a realizar un estudio familiar para establecer los riesgos de afecciones congénitas y de esa manera tomar una decisión responsable sobre tener o no hijos. Los primos deben ser guiados en este sentido, tal como cualquier otra pareja en condiciones de casarse.

 

En algunos casos especiales se necesitarán algunos test preconcepcionales y durante el embarazo, los genetistas recomiendan análisis sanguíneos convencionales para indagar por algún tipo de afección.

 

Casos famosos y cuidados

 

El estudio menciona el caso de personajes famosos casados con primas como el de de Charles Darwin, quien se casó con su prima Emma Wedgwood con tuvo 10 hijos completamente sanos.

 

Muchos otros casos pueden señalarse en este sentido, donde las estadísticas muestran que el 93% de las parejas con primos no tendrán problemas con una descendencia sana, una cifra similar a la de parejas sin lazos consanguíneos en este sentido.

 

Evidentemente, el riesgo aumenta (7%) en parejas de primos, pero los expertos señalan que con ayuda de consejeros genéticos y con la guía y orientación de expertos en la materia, es posible minimizar los riesgos.

 

Problemas familiares

 

Personalmente, creo que el riesgo mayor es tener problemas familiares derivado de tener parientes comunes tan cercanos, en ese caso, sería difícil que los familiares no se entrometan en su relación, sin embargo, en ese caso se está ante la presencia de un riesgo que todas las parejas enfrentan.

 

Establecer límites, entender que existirá algún tipo de fricción por tener una historia común, o porque tendrán que enfrentar situaciones donde se les pedirá tomar partido por algún pariente, esa será una complicación que tendrán que enfrentar, pero que no es mayor, si se lo piensa bien, con lo que deben vivir otras parejas.

 

Conclusión

 

Supongo que no esperabas que mi respuesta iría por este lado, pero, intento ser lo más objetivo posible cuando respondo y no puedo decir negro, cuando es verde. Los primos que se casan, en general tienen que lidiar más con los tabúes que con una prohibición bíblica o una razón genética. En ese caso, deja tranquila a tu amiga y dile que tome algunos resguardos porque en este caso, si se llega a pelear con el “primo”, tendrá problemas con tíos, tías u otros primos… y en ese caso, es complicarse la vida, pero, ante el amor y los afectos, ¿quién tiene la respuesta definitiva? Como en esta situación y otras, tampoco tenemos derecho a ser conciencia de otros ni decidir por ellos.

 

Por otro lado, los puedes animar a preguntar a algún abogado especializado en asuntos de familia que investigue si en el país donde residen existe alguna prohibición de casamiento entre primos, porque en ese caso, tendrían que tomar una decisión al respecto, en caso de que legalmente no estén autorizados.

 

Entender, apoyar, comprender y no juzgar es la cuestión, como siempre.

 

 

________________________________

Puedes responder , o trackback de tu propio sitio .

No hay Respuestas a “Casamiento entre primos”

Deje una respuesta